jueves, 4 de noviembre de 2010

Sobre la homeopatía

Quienes leéis este blog sabéis que no suelo escribir mucho sobre las pseudociencias que son más comunes en nuestra sociedad, tales como la astrología, la homeopatía, las pulseras mágicas y otras varias. Dado que hay otros blogs más especializados en estos temas, y que hacen un mejor trabajo que el que podría hacer yo argumentando por qué no funcionan, considero más útil tratar de difundir por las redes sociales los enlaces de estos compañeros lo máximo posible.

Precisamente hace unos días ha visto la luz un proyecto en el que participaban varios de los colaboradores de Amazings.es, que consistía ni más ni menos que en crear una página web explicando claramente qué es la homeopatía, cómo surgió, en qué se basa, qué pruebas hay de su eficacia y cómo funciona realmente, además de aportar una serie de aclaraciones a preguntas que surgen frecuentemente sobre la misma. El objetivo era posicionarla lo más alto posible en las búsquedas en Google, de forma que quien tratase de buscar información sobre esta práctica encontrase explicaciones objetivas y racionales, y no sólo webs de practicantes o empresas dedicadas a ella.

De forma en absoluto inesperada, voces criticando a este nuevo recurso, a Amazings.es y a los escépticos en general hicieron también su aparición defendiendo a la homeopatía. Una de ellas fue enlazada por Fernando Frías en la lista de correo de Amazings, y consiste en un artículo en una web homeopática llamado "Homeopatía y sus detractores". Éste está lleno de falacias ya conocidas, tales como "la opinión de los escépticos es tan válida como cualquier otra", que la homeopatía "está integrada en los sistemas sanitarios de varios países y [sus] remedios se venden en farmacias" como muestra de su validez, que como la ciencia no sabe la verdad absoluta y aún quedan cosas por descubrir no se puede decir que sabemos que la homeopatía no funciona, y que si alguien critica algo por no ser demostrable empíricamente tampoco debería creer "en los sentimientos, el estrés o la depresión", entre otras varias.

Pero lo que me motivó a escribir esta entrada fue el leer lo siguiente (énfasis suyo):

Y cuando el médico de cabecera, no homeópata, le dice a un estresado hombre de negocios que es precisamente el estrés el que le está causando todos sus síntomas ¿pensarán los escépticos que eso son tonterías? Y cuando una mujer pierde todo el cabello, sin motivo médico aparente, tras una larga pena, luto o padecimiento ¿pensarán ellos que una cosa no está relacionada con la otra?

El fondo de la cuestión. Esa es la gran aportación -que parece pasar inadvertida para los escépticos- y la gran diferencia de la homeopatía respecto a la medicina oficial: que entiende al ser humano como un todo y busca de forma individual en cada persona aquello que no funciona a nivel emocional, mental y por supuesto físico, con el diagnóstico médico. Sin duda es una visión más completa de la salud y del individuo.

Bien, supongamos que ésta sea la principal diferencia. Y sabemos que el estrés tiene efectos adversos sobre la salud (es un hecho empírico y contrastado, aunque el autor parece ignorarlo). Tenerlo en cuenta a la hora de diagnosticar al paciente puede ser importante, porque su influencia está probada. Aun así, ¿me podrían aclarar cómo puede llevar esto a justificar la venta de placebos hechos de agua o azúcar a un precio desorbitado, a la vez que se hacen afirmaciones sobre su modo de actuación que requerirían cambiar gran parte de lo que sabemos sobre el mundo gracias al método científico y la experimentación? Porque es esto último lo que se critica por parte de los escépticos. Si esos dos párrafos son una defensa de la homeopatía en general, no entiendo por qué sólo tiene que ver con el modo de actuar del homeópata y no con lo que es la homeopatía en sí: el sistema que aplica a las enfermedades, en dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían al hombre sano síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir (RAE). No es que no se haya podido demostrar que este método funcione, como se afirma en esa web, no. La crítica a la homeopatía es precisamente porque está suficientemente probado que sus productos no tienen efectividad más allá de la de un placebo.

La única forma en la que veo que tendría sentido la argumentación que el autor del artículo hace en el fragmento que cito, es que al dar el placebo al paciente junto con la atención personalizada se reduciría su nivel de estrés, reduciendo los efectos psicosomáticos que éste pudiera producir. El paciente podría sentirse mejor, pero sin embargo esto no tiene por qué significar que se está curando. De hecho, es precisamente el abandono del tratamiento médico en favor del homeopático lo que causa más muertes relacionadas con estas prácticas.

Y mientras tanto, cada vez más universidades dan pábulo a este tipo de pseudociencias, dando argumentos (aunque falaces) a sus defensores con los que convencen a mucha más gente. Tal vez sea hora de que se empiece a hacer algo.


2 comentarios:

  1. Mi duda es ¿Por qué en los artículos sobre el timo de la homeopatía nunca advierten de los remedios falsamente llamados homeopáticos? Quiero decir, hay jarabes que "funcionan" pero funcionan porque no son homeopáticos, no utilizan iguales, como manda la homeopatía, ni diluyen sus componentes.
    Quiero decir, si, por ejemplo, un jarabe para el resfriado homeopático (por ejemplo stodal) lleva "tintura madre" de Drosera, que tiene propiedades antitusivas, funcionará, eso sí, como le tengas alergia a la plantita... compra un ataud, o si lleva alcohol (este mismo jarave lo lleva), que es uno de los remedios de la abuela contra la tos (quemar aguardiente de hierbas y dársela al nene con leche, como hacía mi abuelo) pues está claro que algo hará, pero también que puede tener un montón de efectos secundarios, porque pueden interactuar con otros medicamentos de verdad, o dar alergia...
    Lo que quiero decir es que muchos remedios que se venden como homeopáticos, con en realidad fitoterapia... y sí, una tila calma, una manzanilla es buena para el estómago y las ciruelas ayudan a cagar, pero no te van a curar nada más allá de hacerte más llevadero un resfriado

    ResponderEliminar
  2. Maldita sea, acabo de ver que tu comentario lleva meses por algún motivo en la carpeta de SPAM… Lo siento muchísimo >_<

    Tienes razón, aunque sí hay artículos que denuncian estos hechos, como éste del abogado Fernando Frías:
    http://yamato1.blogspot.co.uk/2011/02/homeopatia-lo-bueno-lo-malo-y-lo-falso.html

    El asunto es aún más grave porque los productos homeopáticos hoy en día se están vendiendo sin autorización como medicamentos (excepto 12 que recibieron la autorización este año), incluso a pesar de que entren en una categoría "especial" en la que sólo tienen que demostrar inocuidad y no efecto alguno para recibirla. De modo que alguien podría comprar productos homeopáticos pensando que es algo inocuo cuando en realidad es un producto con unos efectos que se está vendiendo sin pasar controles. Es todo bastante turbio.

    Gracias por comentar, aunque no sé si verás esta respuesta debido al retraso…

    ResponderEliminar